HUESCA

Datos del Pueblo

Bubal

Pueblo

Tipo de Entidad: Despoblado: Bubal

Municipio

Biescas / Comarca: Ato Gallego

Provincia

Huesca

Comunidad

Aragon

Habt. / Ine 2005

0

 

Ayuntamiento

Dirección

Plaza del Ayuntamiento, 1

Código postal

22630

Teléfono

974485002

Fax

974495509

Oficina Turismo

Contactar con telf. citado

Web Oficial

Bubal

Web de Interés

Biescas ficha turistico-cultural del pueblo

E-mail municipio

Contacto
 

El pueblo de BÚBAL se encuentra situado en el valle de Tena, en la margen derecha del río Gállego. Pertenece al término municipal de Biescas, provincia de Huesca.

A orillas del pantano que certificó su desaparición como núcleo habitado, el MEC empleándolo como centro educativo lo ha reconstruido. Se pueden practicar deportes acuáticos y visitar exteriormente sus edificaciones recuperadas, haciéndonos idea de cómo era la vida en el Valle de Tena antes de la irrupción del turismo.

DESCRIPCION: El paraje pirenaico que alberga al pueblo define en él, con sus peculiaridades y sus contrastes, una arquitectura de soluciones claramente autosuficientes, en un concepto tradicional de economía de montaña.Al mismo tiempo, ofrece una posibilidad excepcional de estudio de la propia realidad del valle de Tena, en el que Búbal es un enclave fundamental.

El ÁREA ofrece unos interesantes contrastes geomorfológicos y de vegetación, debido a sus grandes diferencias de altura –se pasa en poco tiempo de los 900 a los 3.000 metros– y al origen glaciar, seguido de una fuerte erosión del agua y el hielo, que llegan a producir simas y vías interiores.El clima es propio de montaña, con importantes precipitaciones en forma de nieve y amplios contrastes entre las estaciones.La distribución geológica produce una cierta diversificación de ambientes y suelos también variados.

En las zonas bajas próximas al río Gállego se propicia el cereal y los huertos pequeños.En altura hay matorral y formaciones de pino común, abeto, roble y pino negro, en último término, de considerable porte.Entre las especies de su fauna, algunas son objeto de especial protección, como el quebrantahuesos, que tiene en los Pirineos la última población estable de Europa Occidental.

En las zonas de bosque desarrollan una interesante actividad los micromamíferos y las rapaces forestales, como el gavilán y el azor, que anidan en su espesura.

La HISTORIA de Búbal es, en cierto modo, la del valle, conocido como Valle de los Pueblos Tensinos por los autores latinos. Un monumento megalítico, a la entrada, da cuenta de los primeros pobladores del valle, que se asentaban próximos a los bosques y ríos.

A medida que la ganadería cobra importancia se desarrollan núcleos de población cerca de los pastos de altura. Ellos suponen, además, la organización del territorio en quiñones (Sallent, Partacua y Panticosa) y la posterior concesión de privilegios por Pedro IV en el siglo XIV, lo que significa la autogestión de la comarca.Los quiñones desaparecieron oficialmente en 1836. Posteriormente, y hasta 1900, la población del valle sufre altibajos que le llevan a un máximo parcial. Después, desciende con la emigración a Francia

La construcción de presas y la apertura del valle al exterior acaba con el sistema ganadero y fuerza a una reestructuración de la economía, que incluye la desaparición de pueblos enteros, como Búbal, afectado por la inundación de sus más importantes praderíos.

La ARQUITECTURA y el urbanismo de Búbal son representativos del resto de pueblos de la comarca e impuestos por las condiciones y recursos del medio.

La vivienda se organiza en planta baja, con cuadra anexa, y primera planta, con cocina y dormitorios. En ocasiones, hay también una tercera planta para forraje y grano.

En la periferia del pueblo se encuentran los edificios para alojamiento del ganado y tienen dos plantas con rampa de acceso.La estructura vertical de los edificios es a base de piedra del país con mortero bastardo de cal. Los tabiques, de piedra tosca, y las vigas, en madera del país. Los huecos de las ventanas son reducidos para evitar las pérdidas de energía. La cubierta de los edificios se realiza con mucha pendiente para evitar la sobrecarga por nieve. El granero o pajar completaba, de forma natural, el aislamiento térmico de las bajas temperaturas invernales. (fuente, MEC, programa becas)

Licencia de Creative Commons Licencia Gnu Sosua